Poema:  Ella
dedicado a mi madre Anita
Ana M. Rams Rivas 1912-1987

1
Ella fue una niña
nacida para el trabajo,
de familia pobre,
sin ropa, sin calzado.
Y lavaba la niña,
planchaba y cocinaba,
de niña se hizo para el trabajo.
Tendría muchas ilusiones,
¡Sólo Dios sabe cuántas!
la pobre niña sin calzado.
Ansias de estudiar,
pero le aprisionó el trabajo,
bonita, chiquita, pelirroja,
la niña nacida en el campo.

2
Luego fue una muchacha
buena, linda y santa,
dulce, amable y bondadosa.
Sus pies pisaron piedras
también pisaron rocas,
no todo fue tristeza
también hubieron rosas
pues se divirtió
entre ronda y risas
como toda una moza.

3
Más tarde
se transformó en mujer,
y del mismo campo,
le llegó un galán.
El amor la llamó a ser esposa,
y supo responder.

4
Amó con dulzura, con ternuira,
con amor de una joven esposa,
sufrió calladamente y sola,
nadie supo nunca de sus amarguras.

5
Luego se hizo madre
4y como joven madre,
como madre adulta
a sus hijos
los lloró en su seno,
Los crió buenamente,
los siguió queriendo,
le sorprendió la vida
fatigada y en silencio.

6
Ya estando vieja
sigue siendo igual,
con el mismo espíritu afanoso,
sin poder quiere continuar;
Y entre noches como estas,
cuando se va perdiendo el tiempo
quiere entre sus hijos encontrar
algún recuerdo
de tiempos placenteros
para juntos evocar.

7
Ella fue una vez niña,
luego una muchacha,
más tarde una esposa;
Ella fue mi madre,
a quien en estos versos
hoy aqui recuerdo
Counter