EN LA ALBORADA
A mi padre (Manolo)


En la alborada de tus nuevos días
circulando en el espacio,
encontrarás la luz divina,
que te guiará tus lentos pasos.

Y Dios te pondrá una luz tibia,
para que no te moleste
en tus ojos azules opacos,
y con tu siempre andar pasivo
caminarás en el espacio.

No tendrás ya más molestias,
porque tu cuerpo
descansará muy plácido,
tendido entre las nubes,
lejos y muy alto.

Y algún dia te encontraré,
¡Dios ya sabe cuándo!
y tu y yo caminaremos,
como antes, yo cogida de tu mano,
y me llevarás siempre contigo,
para siempre en el espacio.


Miriam Ramos

SIN TI
A mi madre (Anita)


Sin ti, ni el sol ardiente
es fuego abrasador,
porque sólo tibio mi cuerpo,
del frio mañanero,
en mis tiernos años,
¡madre mia!, tu calor.

Sin ti, ni la torrente lluvia
romperá el silencio,
que tan sólo estallaba,
¡madre mia!, cuando tu
bendición sonora,
se escapaba de tu voz.

Sin ti, ni la más radiante estrella,
ni la más brillante luna,
iluminará la noche oscura,
cual tus ojos, ¡madre mia!
que tan siempre llenos de ternura,
derramaban su fulgor.

Sin ti, aunque florezca toda flor,
cada paisaje es incoloro
si no asoma tu figura,
¡madre mia!,
todo pierde su hermosura,
cuando sé que no estás tú.

Sin ti, nada compara,
ni el aroma de las rosas,
ni la más rica fragancia,
a la brisa pura y fresca,
que mezclaba madre mia,
toda la pureza de tu olor.

Sin ti, la multitud,
que transita es poca,
todo murmullo se silencia,
¡Madre mia!, todo es nada,
sin tu presencia, sin tu voz.


Miriam Ramos Ramos
Poemas dedicados a mis Padres:
D. Manuel y Da. Ana Maria
Counter