ESPERAME


Espérame


Hay aves que se cruzan
en mi frente,
y me avisan tu presencia…
dulcemente cantan a mi oído
tu nombre efervescencia…
y el viento se hace aliado,
cuando perfuma con su brisa
el  néctar de tu esencia.
Domina en mi ser
un zig-zag de caracoles
que engalanan el umbral,
que conduce
hacia el loco sueño
de la fuga que no espera.
Desafío y sacudo hábilmente
las marañas nebulosas
que pretenden detenerme.

¡Estoy cerca!
Voy en pos de tu deseo
que se hace eco de mi boca,
que se hace luna entre mis brazos,
que se hace estrella en mi regazo,
que se hace espuma entre mi piel…

Espérame en la alborada
soleada de caricias,
junto al huerto florecido
de tu mansión dorada:
segundo Edén
de nuestro encuentro.
Saborea el fresco manantial
de lloviznas mañaneras
que las nubes de mi cielo
riegan en tu boca.
Alcánzame el suspiro
que llega a tu mirada,
y deja que mi sueño
se acune a tu almohada.
Recréame en la aurora
de tu soñar intenso
y viaja el firmamento
que rige mi añoranza.

Espérame, no dudes,
¡Que nunca se han cansado!
dos almas que se aman,
fundirse en el divino
placer de lo prohibido;
mezclarse en la penumbra
de un sueño deseado;
forjarse un destino
pronóstico acertado;
aunque nunca en
ESTA VIDA,
de realidad incierta,
cruzando sus caminos;
se hayan encontrado.


Miriam Ramos / 10/02/2012
Back to Amor 2
Counter