PRIMERA PARTE
La doncella sin tiempo



Esta es la historia,
de muchos años y muchos pueblos.
La historia de un pasado,
que trascendió en el tiempo.

Como blanca paloma y libre gorrión,
como susurro del viento,
así entonaba su canto,
así... alzaba su vuelo.

Tan clara como el alba
tan pura y lozana
como el ancho cielo.
Ella era así, mágica
como en la noche la luna,
radíante, como del sol
sus destellos.

Ella guardaba en silencio
sus ricos tesoros,
su indescifrable misterio,
pero tocó a su puerta el amor
y se abrieron sus deseos
paseó su alma por las playas
se perdió en extraños riachuelos
para navegar en otros mares
y asomarse a otras lejanas tierras
donde conoció... su amor primero.
TERCERA PARTE
La conquista de un
segundo amor /1493


Sus encantos fueron susurros
que se dispersaron en el viento
a otros mundos conquistaron
y su belleza descubrieron.

Poco a poco fue poblada
poco a poco fue creciendo
era el tiempo de la huida
pues su amor primero,
iba muriendo.

Otros ritmos se juntaron
a su danza que lloraba,
a sus cantos que gimieron,
luchó su alma incansable,
sus amores, sus pesares
ya tenía nuevo dueño.

Un nuevo aroma perfumó su piel
y la unción de un nuevo sol
transformó su piel dorada
que nuevas galas recibieron.
cambió por perlas,
su collar de conchas
y se enlazaron sus cabellos.
Fueron campos sus montañas
fueron ríos sus riachuelos
y sus laderas y sus costas
a otros dioses complacieron.

Aunque otras aves entonaron
nuevos trinos mañaneros
no pudieron aplacar
sus cantos lastimeros;
ella marchó incansable
respirando en sus laureles
entregándose a su dueño
conservando en su memoria
del primero amor...aquel recuerdo.
IV PARTE
Otro dueño / 1898


Ella recorrió atenta.
con su nuevo amor
su gran destino. ...
más sospechó su alma
otras lunas,  otros cirios encendidos,
pero aún cansada y fatigada
conservó su indomable espíritu
grabó sus huellas en los campos
su eterno canto se hizo grito.
escapar le fue inútil
a un nuevo sol, a un nuevo dueño,
que sin piedad rasgó su vida,
pisoteando sus senderos,
arrebatándole sus hijos
atrapándola en su sueño;
Aceptó, pero sin ansias
aquel extraño forastero
que jamás pudo conquistar
¡su gran tesoro,
su indomable espíritu guerrero!
SEGUNDA PARTE
El primer amor: los taínos


Se vistió de gala y melodías
de ritmos, cantos y festejos
escuchó su voz su amante
y la danza... fue su encuentro.

Las aves todas juntas
arroparon sus ensueños
sol y luna, noche y lluvia
fueron todos sus obsequios.

Saludó el prado su hermosura
y las flores, su aroma le ofrecieron,
para perfumar sus nupcias
para brindar con su  néctar
y sellar ese...su amor primero.

Ardió del fuego la pasión
resplandecieron los luceros
que como antorchas encendidas
recogieron sus anhelos.

Más ese amor tocar no pudo
su espíritu libre y guerrero
ella prosiguió su ruta
con su amante y compañero.

Fueron muchas sus lunas
en sus ritmos, danzas y festejos
fueron tribus su descendencia
¡fuertes, ágiles y guerreros!
a quienes doró su piel el sol

y la noche les cubrió el cabello.
Se enriquecieron sus laderas
los montes, sus frutos le ofrecieron
y la danza, fue su credo,
que los dioses desde el cielo
a sus ritos respondieron
lanzando como llamas
lluvias, relámpagos y truenos
y sus cantos y sus gritos
se grabaron para siempre
en un perpetuo eco.
Ella fue bendecida
fue el edén entre los mares
fue la más rica de las antillas
se llamó BORIKEN, mi tierra madre.
Poema: Isla Madre (Boriken)
autor:  Miriam Ramos
Counter
Regresar a NATURALEZA/PATRIA